NOTA #24: “Nuestra Luna | Dedicar tiempo”

diciembre 20, 2016


Mi querida Cali:

Te escribo esta nota, un poco triste, porque sé que en el fondo de tu corazón estás deseando leerla algún día. Puede que ahora con 3 añitos no lo entiendas, pero sé que lo sentís igual que todos en la casa. Hace unos días, el Miércoles 14 de Diciembre del 2016, se nos fue nuestra Lulú a quien amabas con todo tu corazón, y si hay algo en lo que no me equivoqué es en esto: ella será eterna y sé que jamás permitiremos que se la olvide y nos la arrebaten de nuestros corazones. Y de esta forma siempre habrá una parte de ella que vivirá.
Dejame que te cuente por qué te estoy escribiendo esto, ya que supongo que cuando lo leas estarás mucho más grande y puede que haya cosas que no recuerdes, pero que siempre estarán ahí. Luna no era cualquier perrita, ella fue tu primer mejor amiga y compañía. Quiero que sepas y recuerdes cuánto la amabas.. cada día pedías por ella, la abrazabas y no dejabas de decirle 'qué linda que es mi Lulú' y siempre, siempre, tuviste una preferencia muy especial por ella al igual que yo. También Luna fue mi mejor amiga durante muchos años, durante toda su vida, y eso hace que nuestros corazones estén aún más unidos y sé que siempre estarán agradecidos por haber tenido a nuestro lado a la fuente de amor más puro.

Hay algo que quiero dejar plasmado en esta nota, es algo que vi ayer y me pareció muy lindo para compartirtelo. Estaba mirando un programa donde el conductor comenzó a hablar de un video que había visto en internet y que lo había dejado pensando. Este video se trataba de un experimento que hicieron con 27 personas a quienes les hacían una encuesta y les preguntaban: ¿Quiénes son las personas más importantes de tu vida?", ¿qué les van a regalar a esas dos personas para Navidad?, ¿qué les regalarías si ganás la lotería? y ¿qué le regalarías a esas personas si se tratara de sus últimas navidades?.
En la primer pregunta todos hablaban de sus papás, de su mamá o de sus hijos, de todas aquellas personas a las que más querían. En la segunda pregunta sus respuestas rondaban entre un iPhone, una cámara de fotos, una bicicleta y un montón de cosas más. En la tercera pregunta sus respuestas fueron una casa gigantesca, un auto, el mejor reloj que siempre quisieron o tal vez recorrer el mundo. Y en la última pregunta, y más importante, fue donde se produjo un silencio abrumador y todas aquellas personas a quienes le hicieron esa entrevista se quebraron. Y ahí todos dijeron, esas 27 personas, y en diferentes palabras donde una siempre estuvo presente: me quedaría junto a él, le regalaría mi tiempo. Lo más valioso pasó a ser el tiempo, ya no importaba el iPhone, la cámara de fotos, recorrer el mundo o el auto impresionante.. importaba el tiempo, ese tiempo que es lo más hermoso que tenemos porque hoy y aquí es el momento de darlo todo, de entregar todo, de no guardarnos nada. A veces, cuando pasan ciertas cosas decimos: lo llenaríamos de besos, le diría te quiero, lo abrazaría. HACÉLO, es el momento. Lo que más se necesita hoy, más allá del regalo que es simbólico, es regalar ese tiempo. Dale tiempo, que la vida no es infinita y un día nos va a pasar a todos. No te quedes con las ganas de no haberle dado un beso, una disculpa, un abrazo o simplemente esas ganas de reunirse en familia sin esas discusiones inútiles, esas discusiones que finalmente no son tan gran cosa. Lo más importante es dar amor y no angustiarnos ni frustrarnos por lo que no hay, sino celebrar lo que podemos tener, lo que tenemos y no valoramos hasta el día en que lo perdemos. Poner el corazón y la energía en ser mejores personas, y no tener que entender que te tiene que golpear una tragedia para comprender que la felicidad es hoy y aquí.

Te amo mi Cali. Hagamos que nuestra Luna sea infinita.
"Olvidamos que cuando alguien nos dedica su tiempo, nos está regalando lo único que no recuperará jamás."
Te quiero, tu única Tía.
20 de Diciembre del 2016

Nos volveremos a ver mi Lulú

diciembre 14, 2016

Hola a todos. Hoy me había despertado pensando en que iba a sentarme a escribir algo bonito pero pasó algo inesperado que me dejó sin aliento, así que sepan disculpar pero necesitaba este espacio para agradecer a un almita que ha llenado de luz mi vida durante sus años en la tierra.
Mi perrita Luna falleció hace unas horas de una falla en el corazón, si bien no andaba bien hace ya unos días y sus años le venían cuesta arriba, uno nunca puede esperarse un desenlace como éste, o no quiere. Siento que esto me pasó a mí, que aunque no la veía bien, no quería admitir que pronto partiría.

Hoy lloré mares. Me duele la cabeza, los ojos y el alma, pero necesitaba escribir. Necesitaba hablar sobre ella, sobre cuán feliz me hizo su paso sobre la tierra, sobre cuán afortunada me siento al haber compartido todos estos años a su lado. Incluso, en algún momento de mi vida donde no me encontraba muy bien, llegué a pensar que ella era mi única amiga y fue así como se convirtió en mi confidente y mi sabia compañera perruna.
¡Qué duro es esto! Todavía no puedo admitir que no la volveré a ver, que no estará ahí cada vez que me despierte y prepare el desayuno, que su lugar en la casa quedará vacío. No sé si entenderán este sentimiento, pero en mi familia tratamos a nuestros animales (tenemos 2 perritas más) como nuestra propia familia, y sin duda la pérdida de hoy será difícil de superar. Más que nada para mí ya que con mi Lulú teníamos una conexión especial, ella fue siempre mía, mi protegida y mi compañera fiel. Cuánto te voy a extrañar, nadie podrá imaginarlo.

Te amo para siempre mi Lulú, y estoy segura que nos vamos a volver a ver. Gracias por todos estos años de puro amor incondicional. Te amo, te amo, te amo.

Día uno de vacaciones

diciembre 06, 2016

¡Hola a todos los que leen! por fin, por fin puedo decir que estoy de vacaciones, y si bien son cortas (hasta pasadas las fiestas) no puedo estar más feliz. Voy a ser breve para los que leyeron la entrada anterior: no pude rendir el examen de la materia que tanto dolor de cabeza me traía porque me pusieron como fecha en Febrero, pero a pesar de todo pude aprobar otras dos materias más, así que estoy feliz y siento que cada vez me falta menos :D
Por otra parte, ¡no se imaginan las ganas que tenía de volver y de escribir! Si bien no tengo pensado qué será lo próximo que voy a publicar, sé que voy a tener unos días de inspiración para volver a llenar de vida este blog.

Cambiando de tema, ¿a veces no les pasa que simplemente no pueden pensar en ustedes mismos hasta terminar con ciertas obligaciones que les agobian? Este último tiempo me sentí dejada de lado, no podía seguir con mi dieta ni tampoco ponerme a hacer ejercicio, y claro, ¡cómo voy a ocupar tiempo en otra cosa que no sea preocuparme por el estudio! así que subí 2 kilitos de los muchos que había bajado ya en varios meses. Si bien no estoy gorda sé que tengo algunos kilos de más que quiero seguir bajando, así que por otro lado me siento muy contenta porque hoy pude empezar mi antigua rutina de ejercicio y comidas. Además estoy emocionada por hacer todas esas cosas que no me permitía por la culpa de descuidar el estudio: sacar fotografías, leer un buen libro, escribir, seguir ensayando o simplemente tomarme un rico café o té con el aire acondicionado y sin pensar en nada más (sí, no puedo evitar mi adicción a las bebidas calientes, aún en pleno verano).

¿Y qué me cuentan de ustedes? ¿Todavía tienen exámenes por dar, comenzaron sus vacaciones...?
Prometo volver con más publicaciones jugosas y menos palabrerio de mi vida personal, pero ya que creé este blog porque sentía que en el otro no podía explayarme del todo y quería que me conocieran más, entonces no puedo evitarlo.

¡Un beso grande, y nos leemos más que pronto! Prontísimo, estoy segura.

Nunca te des por vencido, ni aún vencido

noviembre 26, 2016

¡Hola a todos! Estoy de vuelta, pero no tanto. Hace días (bueno, exactamente una semana) que me siento frente a la computadora, en el poco tiempo que tengo libre, y me quedo en blanco.
¿Que cómo va mi vida? Hace unos días me he llevado una gran decepción. Rendí mi primer materia, una de las más difíciles e importantes, muy confiada y totalmente preparada pero me han desaprobado. Y lo más decepcionante es que no me dieron oportunidad de defenderme ni de dar el oral. Déjenme explicarles mejor: el examen consiste en una parte práctica (la 1° parte) y luego una parte teórica (la 2° parte donde te toman un examen oral) y simplemente no me han dejado decir ni una palabra. Me equivoqué en, LITERALMENTE Y SIN EXAGERAR, una nimiedad y cosa sin sentido. Es difícil de explicar, porque Audiología es una materia muy técnica y sólo comprenderán quienes lo estén estudiando, pero fue un descuido, incluso un olvido, y me ha dicho la señora que me evaluó que no iba a dejármelo pasar y me despachó. ASÍ SIN MÁS. En fin, no voy a cansarlos con pura queja y palabrerio, pero terminaré diciendo que me fui muy dolida y decepcionada porque hace más de un mes había comenzado a estudiar, y de verdad estaba al 100%. Pero... después de uno o dos días en un estado de 'decepción' muy grande simplemente tuve que dejarlo pasar y seguir adelante.
Sé que es difícil en estas situaciones sacar algo positivo, pero estoy intentándolo. Estoy intentando ser positiva, incluso el 30 de Noviembre vuelvo a presentarme en la misma materia y no dejo de repetirme que en estas cosas gana quien persevera. Y si bien me duele tener que volver a darla, porque es muchísimo contenido que vengo repitiendo cada día de por medio hace más de una semana, trato de llenarme de fuerza para éstas épocas donde cuesta tanto. Estoy intentando no darme por vencida, ni incluso dejarme ganar por mi parte emocional, ni siquiera aún vencida luego del primer round. Y no es fácil, se los aseguro, sobre todo porque puede que me vuelva a pasar lo mismo, sin embargo no tienen idea lo ansiosa que estoy por ganar. Y aunque el 'no' siempre está a la acecha, no pienso perderme la posibilidad de ese 'sí, lo logré'.
No te rindas.
Tropezarás y caerás, pero el desánimo que viene es parte de la prueba.
No te rindas.

Por otro lado antes de irme quería agradecerles por todos los comentarios y ánimos de la última entrada. Por toda la gente que realmente extrañaba por estos lados y ha vuelto a aparecer por blogger! prometo, apenas tenga un poco más de tiempo (después del 30, de eso estoy segura) pasarme por sus blogs y devolver cada comentario. ¡Gracias de verdad por estar y comentar cada vez que pueden!
Un beso grande y ¡fuerza a todas aquellas personas que están rindiendo sus exámenes también!

¡Con todo y mucho más!

noviembre 08, 2016


¡Hola a todos! Hace un par de días que no subo entrada y ya se me parece raro porque estuve escribiendo muy seguido en el mes de Octubre, ¡pero es que ya estamos a Noviembre! y yo todavía que no me lo puedo creer.
Quería contarles (en realidad también necesito escribirlo) que hace tan sólo dos semanas que me propuse a dar clases de canto y ya tengo ¡cuatro! alumnos. Así que estoy también que no lo puedo creer. En fin, estoy con todo, de verdad. No sólo empecé a dar clases y a trabajar de algo que amo y que hice toda mi vida, sino que también la semana que viene empieza mi catarata de exámenes y acá va a ser donde les voy a pedir paciencia. Paciencia porque no voy a poder escribir entradas tan seguido como estas últimas semanas y por ende no voy a tener demasiado tiempo para andar por blogger, al menos hasta que termine los exámenes. Bueno, en realidad seguro que no me puedo aguantar y me ven por acá más seguido de lo que hasta yo pienso.

En fin, quería contarles más o menos lo que estoy haciendo y el por qué he desaparecido por unos días, ¡estoy con muchas cosas! pero no me voy a ningún lado por demasiado tiempo.
Gracias a todos los que siempre me leen y se toman el trabajo de comentar, prometo pasarme por sus blogs y devolver cada lindo comentario.

¡Un beso grande!

Una noche de primavera en París

octubre 28, 2016 París, Francia

Nuestro restaurante favorito, en Montmartre, se encontraba abarrotado de gente. Era una noche perfecta para salir a cenar: las luces color oro de París resaltaban en cada esquina y las estufas de los bistró se encontraban apagadas debido a la noche increíble que nos había tocado. Desde nuestro restaurante se podía observar a los jóvenes fumando en las veredas o tomando una copa de vino junto a los demás, y una brisa primaveral podía sentirse cada vez que alguien salía o entraba de Al Caratelo, nuestro refugio de cada año.
El Metro de París nunca cierra sus puertas temprano, así que no estábamos apurados, teníamos hasta la medianoche e incluso un poco más de tiempo. Habíamos ido a cenar temprano para poder ir a visitar a Madame Eiffel que, como cada año, nos esperaba ansiosa con su farola, como si quisiera guiarnos hasta ella.
Estaba ansiosa porque desde que tengo memoria no hubo una sola vez que no haya planeado ir a verla vestirse de gala, con esas luces que tanto la caracterizan. La única diferencia era que nunca había ido lo suficientemente temprano como para poder observarla desde la plataforma del Trocadero y luego poder quedarme en su maravillosa plaza, sentada entre el pasto absorbiendo toda su magia. 

Las luces de París a través del Metro, mas o menos vacío, eran embriagadoras. La línea 6 siempre fue mi favorita ya que disfrutaba de sus vistas cada vez que salía a toda velocidad por arriba de la ciudad y me dejaba observar el Río Senne, más tarde a la increíble Señora Eiffel. Por supuesto, ésta no era la excepción, así que ahí estaba.. mirando por una de las ventanillas del Metro de París, observando las farolas y esperando el momento de que, una vez más, aparezca Ella con sus luces encendidas.

Todavía recuerdo haber bajado a trompicones de nuestro vagón y caminar, casi correr, hacia la salida. Esta vez, en vez de bajarnos en la estación Bir Hakeim (que es la estación de la Tour Eiffel) nos bajamos unas más adelante para poder observarla desde la plataforma del Trocadéro. Quería recrear el video que mamá tantas veces me había hecho ver de chiquita y que había quedado en mi retina: una Samy de 6 años dándole de comer a las palomas en ese mismo lugar y, por supuesto, con Madame Eiffel detrás, observándome con sus mejores pintas. Supongo que hay cosas que no se olvidan nunca. Como ésas.
Así que ahí estaba, casi 10 años después corriendo a reencontrarme con un recuerdo que había tenido desde siempre en mi memoria y ahora, de la mano de mi pareja y mi mejor amiga, dándo la vuelta a la esquina para encontrármela a Ella titilando. Mi cara se transformó y no sólo no pude evitar sonreír sino que además unas lágrimas amenazaron con asomarse debajo de mis pestañas. Sin duda, hay cosas que no podrían olvidarse jamás, como éstas.


Supongo que nos habremos quedado un buen tiempo en Trocadéro: recuerdo haberme sentado en la baranda de piedra que rodean las escaleras que descienden hacia la plaza y quedarme ahí un buen rato, junto a ellos, observándo las luces desde lo alto y escuchándo cantar y vitorear a una multitud de gente que se encontraba allí disfrutando de las vistas, la compañía y la vida. Y recuerdo también haber pensado que no hacía falta nada más; 'A veces uno lo olvida, igual que se olvida del precioso cuadro que está colgado en el cuarto de estar encima del sofá. Pero quien ha estado ahí arriba en una noche de primavera sabe por qué se llama a París la Ciudad de la Luz.' decía Nicolas Barreau en uno de sus libros. Cuánta razón, sin duda era una de las cosas más bonitas que se podían observar, e iba a ser inolvidable.
Ese 20 de Mayo fue una de las mejores noches que recuerdo junto a Madame Eiffel y sus luces. Una vez que bajamos las inmensas escaleras nos sentamos en el pasto frente a Ella y simplemente permanecimos ahí, todo el tiempo del mundo. Una infinita noche de primavera. Supongo que hay noches, como aquella, que no se olvidan nunca.

Cuándo y cómo aprendí a sonreír

octubre 26, 2016

Aunque no lo crean no siempre fui la chica sonriente y positiva que escribe en este momento. He tenido mis momentos, como todos supongo, sólo que yo sé el momento exacto en el que aprendí a sonreír.
No voy a estar nombrando cosas del pasado, ¿ya para qué? no vale la pena, estoy segura. Solo decirles y decirme que exactamente hace 4 años nació otra persona que no creía que podía haber.

¿Cómo era hace 4 años atrás? Taciturna. Creía que la vida era todo lo que pasaba de la puerta del comedor y nada más. Tenía muchos miedos y no quería volar, literalmente. Siempre estuve más segura pisando tierra firme y entre las cuatro paredes de mi habitación. ¿Amigos? Muy pocos. Incluso llegué a pensar que la amistad no existía.
Nada me llamaba demasiado la atención. Mis pasiones eran pobres, incluso nulas, y no tenía objetivos que traspasaran el aprobar el próximo examen del mes, y eso era triste. Hasta ese Mayo del 2012.

A veces simplemente tenes que dejarlo ser, romper esas barreras que te tienen atado a tierra firme y, por una vez en la vida, vivir. No hay peor miedo que temerle al simplemente vivir, abrir los ojos y mirar más allá de todo lo que nos rodea. Fui muy afortunada, porque mi madre fue la única que pudo sacarme esa venda de los ojos al subirme, un poco a la fuerza, a ese avión que me haría temblar de miedo pero también que me cambiaría la vida.
Todo el mundo dice que viajar te abre los ojos, pero muy pocos se animan a comprobarlo. No es un simple cliché. A mi no sólo me abrió los ojos sino que me mostró un mundo diferente y con eso cambió mi vida. Nunca volví a ser la misma desde que volví y ojalá pudiera explicarlo detalladamente con palabras, pero resulta demasiado difícil.

La antigua yo haría oídos sordos si estuviera leyéndome en este momento, y me darían ganas de abofetearla por todas las veces que dijo no a salir debajo de sus cómodas sábanas blancas y volar para explorar el mundo que tenía a sus pies. Y estoy segura que mucha gente que lee este tipo de cosas hace lo mismo, hasta que algo o alguien los haga atreverse a mirar un poco más allá de su ventana.
La chica que volvió ese 2012 ahora tiene objetivos, y no ha dejado sus pies sobre la tierra durante mucho tiempo. Ahora sabe que siempre hay algo más detrás de la puerta de su comedor y no puede parar de crearse objetivos en la mente. Sus miedos disminuyeron y ya no le importa lo que los demás piensen de ella al salir a concretar sus sueños más locos. Y aprendió a sonreír en Europa, junto a su madre que de la mano la ayudó a desplegar sus alas en La Ciudad de las Luces, esa que hoy sienten su segundo hogar..., será porque otra persona nació esa misma primavera. No por nada tengo tatuado en la piel tout est possible.
Dentro de veinte años estarás más decepcionado de las cosas que no hiciste que de las que hiciste. Así que desata amarras y navega alejándote de los puertos conocidos. Aprovecha los vientos alisios en tus velas. Explora. Sueña. Descubre. – Mark Twain

¡Animarse a mucho más!

octubre 25, 2016

¡Hola a todos! No tienen una idea de cuánto me alegra haber vuelto a blogger de esta manera después de tantos meses de 'un día me ves y al otro no'. Como ya dije un millar de veces (y sí, lo voy a seguir repitiendo un millón más) escribir me hace bien. No hay otra forma más simple de decirlo. Cada vez que vuelvo siento que al escribir (y también leerme) me pongo en eje. El típico "haz lo que yo digo pero no lo que yo hago" deja de existir, porque cada cosa que me propongo la cumplo e incluso las palabras de ánimo y consejos que le dedico a mi sobrina en la sección de Notas para Calista las termino seguiendo; y no sólo eso, sino que termino queriendo hacer más. Siento que cada vez que escribo descubro una nueva faceta de mi personalidad y me acepto más, mucho más. Es increíble.

En fin, se nota que estos días estoy recargada, ¿cierto? Es que andan pasándome cosas increíbles, y no porque las busque sino porque las genero. Sí, las genero. Por ejemplo: hace una semana comencé a estudiar porque en Noviembre empiezo con exámenes finales, sin embargo en vez de andar medio quejosa me siento de diez. Es decir, estoy con una actitud totalmente relajada y positiva y todo se debe a porque yo lo decido así. Además, como habrán bien visto, me propuse volver con el blog y no puedo estar más que contenta porque siento que por fin he regresado, y como dije anteriormente ¡qué bien me hace! ..
Pero eso no es todo, acá va la mejor parte: hace exactamente dos días tomé la decisión de comenzar a hacer lo que realmente me gusta -y para lo que estoy más que preparada- que es dar clases de canto. Sí, sí, así como lo leen: dar clases de canto. Yo voy a clases de canto desde los cinco años y no sólo eso, sino que ése fue el motivo por el cual estoy a punto de recibirme de Fonoaudiologa. Sé que muy pocos deben saber de qué se trata así que se los explicaré brevemente: creo que en Europa se los llama Logopeda aunque acá, en América Latina, la palabra y la carrera abarca mucho más. No sólo trabajamos con problemáticas como el Habla y la Comunicación, sino también que trabajamos el área de la Audición y de la Voz. Así que sí, parte de haber hecho esta carrera fue por el área de la Voz en la cual quiero meterme de lleno y no sólo en la parte patológica, sino que puedo permitirme perfectamente tratar con cantantes, dar clases de canto, y etc.. porque estoy más que capacitada (y sumémosle el hecho de que prácticamente toda mi vida asistí a clases y técnicas de canto) así que ¡acá estoy, ANIMÁNDOME A MUCHO MÁS! preparando mi pequeño estudio y empezando de a poquito. Sé que no será fácil comenzar desde abajo, y que incluso puedo tardan meses consiguiendo algún alumno, pero estoy dispuesta a esperar y a disfrutar del recorrido.

Y bueno, mejor la termino acá porque sino no podré parar más de hablar. La verdad es que tenía muchas muchas ganas de escribirlo y más ganas aún de compartirlo con ustedes y decirles que ¡se animen a mucho más! a veces incluso me pregunto: ¿qué estoy esperando? la vida es cada segundo, dejen de atrasar las cosas y ponerse peros en el camino y ¡vivan de una buena vez! Y ustedes ¿qué están esperando?

La cuarta es la vencida en ‘The London Eye’

octubre 23, 2016 Londres, Reino Unido

Era la cuarta vez que pisaba Londres, sin embargo mi anhelo por dar una vuelta en el tan famoso London Eye seguía intacto. Las dos primeras veces que mis pies caminaron por las increíbles calles Londinenses no había podido aprovechar la oportunidad, ya que sólo pude permanecer en esa bella ciudad por poco tiempo. La tercera vez, sin embargo, la inmensa rueda estaba en mantenimiento. La cuarta, como no podía ser de otra forma, fue la vencedora.

Recuerdo ese 11 de Mayo del 2016 como nunca. El día anterior habíamos asistido, como de costumbre, a una premiere increíble con mi novio y mi amiga de Rumania quedando completamente exhaustos; sin embargo el tiempo siempre apremia cuando estás de viaje. Así que recuerdo ese día como todos los demás: los pies dolían pero nada impedía que saltara de la cama y bajara a desayunar como si me persiguiera un tsunami, quería aprovechar cada minuto de cada día como si fuera el último.

En Londres el clima siempre es inestable, pero ese día el cielo era de un azul imposible de describir. El sol me calentaba la piel y una pequeña brisa me despeinaba. Mis pies aún dolían pero era el dolor más dulce que había sentido desde la última vez que había estado allí, caminando la ciudad que tantos sueños me había hecho realidad y que este año no hacía la diferencia.
El recorrido de nuestro hostel hacia el London Eye era bastante largo, pero cuando estás en una ciudad diferente cada paso o viaje se disfruta mucho más, así que mi sonrisa era tan amplia que sentía que no me entraba en la cara.

Recuerdo cada detalle del lugar: la gente caminando a lo largo del Támesis, los banquitos a la orilla de los barandales y la interminable fila que no dejaba de moverse a causa de toda la gente que iba abordando la impresionante rueda. Por fin había llegado mi turno y con la cámara en la mano estaba ansiosa por empezar a disparar para recolectar cada momento de ese día que iba a ser una vez mas inolvidable.
Una vez subidos a nuestra plataforma, que era inmensa, no podía creer lo que mis ojos iban capturando. La vista que teníamos del Támesis era magnifica y poco a poco, al ir ascendiendo y adentrándonos en la bruma de Londres, pudimoss ver un panorama de 360° de la ciudad. El Big Ben se asomaba a lo lejos, frente a nosotros y no podíamos dejar de absorber cada detalle desde la increíble vista que teníamos.
No recuerdo cuánto tardamos en dar la vuelta, pero todo se pasó en un segundo mientras reíamos, tomábamos fotos y observábamos todo a nuestro alrededor. Fue un día inolvidable, donde aprendí que no sólo hay que ser perseverante sino que nunca hay que dejar de soñar con lo que uno quiere hacer. A veces la tercera no es la vencida, ni siquiera la cuarta, lo importante es nunca darse por vencido.

Carta a mi mismo cuando tenía 20 años

octubre 22, 2016

No voy a preguntar cómo estás, porque lo recuerdo. Estás bien, y los años que vienen vas a estar bien. No tengo mucho tiempo (no lo vas a tener, pues) ni mucho espacio. Apenas 2.500 caracteres para decirte algo importante desde el futuro. Así que elijo esto: ¡Viaja más!

Si te vas a empeñar en algo, empéñate en irte. Cada vez que puedas, y cada vez por más tiempo. Seguí los mismos sueños, haz los mismos planes, emprende los mismos proyectos y repetí los mismos errores si quieres. Pero viaja más.
En los próximos años, te van a distraer ideas, sentimientos y personas. Aférrate al plan, que yo sé lo que te digo. Invierte en viajar, que es invertir en vivir. Usa lo que te ganes para alejarte de vez en cuando, que no puede haber perspectiva sin distancia. Vete y vuelve, y vuélvete a ir. Créeme que nada te va a dar momentos de mayor felicidad.

Viaja joven, las circunstancias no harán más que complicarse luego. Viaja lejos y viaja cerca. Viaja con tu gente más querida, viaja solo; viaja soltero. Sólo después viaja en pareja. "Nada pone a prueba el amor como viajar juntos", decía Mark Twain, viajero incansable y astuto que encontró el amor, viajando.
Camina, camina, camina. Gástate los pies recorriendo calles nuevas. Piérdete sin miedo. Habla con desconocidos, escucha todas las historias, haz todas las preguntas. Come solo, come en bola, come sin prisa, come en el camino. Come allá lo que nunca vas a comer acá. Lo caro y lo barato, lo verde y lo rojo, lo duro y lo espeso.
Exprime cada día y cada noche. Emborráchate al menos una vez en cada ciudad. Prueba todo aquello que no te mate en ese instante. Haz el ridículo. Enamórate por un par de días. Ama en otro idioma. Habla en lenguas. Toca la gloria.
Viaja con humildad, que es lo que garantiza la capacidad de asombro. Asómbrate de lo épico y de lo simple, de lo extraordinario y de lo mundano. Asómbrate de los olores, de los colores, de la naturaleza y de lo que la gente hace con la naturaleza. Asómbrate del arte, del caos, del futuro y del pasado, de lo exquisito y lo repugnante. Aprende sin soberbia y déjate arrollar una y otra vez por el asombro, que es lo que hidrata al alma y el cerebro. Que “Viajar es fatal para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente”, escribió Twain en sus crónicas. “Nadie adquiere una visión amplia, saludable y generosa si se queda en una esquina de la Tierra toda su vida”, remataba.
Vas a ver que el mundo se va a hacer más pequeño. El obstáculo entonces será tu voluntad, o la falta de ella. Me habría gustado entenderlo más temprano. Que no te pase.

Por cierto: en el título digo “carta” por decir cualquier cosa.
En el futuro nadie escribe cartas.
Ni siquiera cuando está de viaje.
Quería compartir con ustedes este hermoso e inspirador texto de Cristian Cambronero, pero por si quieren emocionarse aún más les dejo el increíble video que hizo y publicó Alan x el mundo en su canal de YouTuve, click acá: Carta a mi mismo cuando tenía 20 años.
Como saben soy una amante de París, pero no sólo he visitado esa hermosa ciudad sino varios lugares de Europa y no podía dejar de compartir este texto en el blog porque es maravilloso (aunque les recomiendo que miren el video donde se va relatando).

Espero que realmente les haya gustado, y me voy con otra frase de Twain: “Dentro de veinte años estarás más decepcionado de las cosas que no hiciste que de las que hiciste. Así que desata amarras y navega alejándote de los puertos conocidos. Aprovecha los vientos alisios en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.”

Nota al margen: no pude dejar los días necesarios la entrada anterior y de verdad me gustaría que le echen una leída acá: ¡Me animé! ¡Nuevo diseño para el blog! y de paso ¡no se olviden de votar la encuesta que estoy haciendo en el blog! De verdad me gustaría saber sus opiniones y es muy importante para mí.

¡Hasta la próxima! 

¡Me animé! ¡Nuevo diseño para el blog!

octubre 20, 2016

¡Sí, me animé! Hacía tanto que quería cambiar el estilo de mi blog, pero nunca podía dar ese paso así que caía más o menos en lo mismo. En mi anterior blog bonjoursamy me parecía que todo estaba muy colorido, y sentía que ya no me identificaba tanto. Si bien soy una persona muy alegre sentía que hubieron varios cambios en mi vida y quería dar a todo un toque más despejado y formal. Luego, cuando cambié de blog y puse muy poquitas cosas para que no se viera todo tan lleno, me parecía que algo le faltaba y lo notaba muy vacío. Y finalmente hoy, dándome vueltas por varios blogs (que hacía mucho que no me pasaba, lo sé, lo siento) me dí cuenta que muchos habían evolucionado y cambiado su diseño y me pregunté, ¿por qué no yo? ¡vamos, si ya me animé a cambiar de blog, era la hora de un nuevo estilo! así que me compré una plantilla baratita por esta plataforma muy famosa a la que llaman etsy y que tan bonitos diseños tienen y voilá! Me gusta muchísimo porque está todo mucho más organizado, la página se ve más amplia pero tampoco tan cargada y le da un toque de minimalismo pero no tanto, ¿a ustedes qué les parece? Además como verán también me animé a subir una foto mía en la parte izquierda para que los que me lean realmente sepan quién escribe y está detrás de la pantalla. A veces tengo curiosidad por conocerlos, ¿no les pasa?.

Cambiando de tema, me ha agarrado la locura por cambiar cosas, como pueden ver. El tema es que no me siento muy identificada con el nombre del blog '49díasenparis', si bien he ido unas cuantas veces no han sido en total 49 días y eso se me hace un poco raro. Así que dejé una pequeña encuesta en el blog, justo arriba a la izquierda a ver cuál les parece a ustedes que sería el nombre más adecuado. Las opciones son:

  • Como primera opción puse '49díasenparís', el nombre que tengo actualmente.
  • Como segunda opción 'bonjoursamy' porque siempre me ha encantado y me siento muy bien y muy identificada con ese nombre. El bonjour bien parisino (muy justo para mí) que significa ¡buen día! en español y lo acompaña mi nombre, Samy, que es lo que lo hace aún más especial para mí. Le da ese toque personal.
  • Y finalmente como tercera opción puse mi fecha de nacimiento, que siempre me ha gustado. El número trece siempre fue uno de mis favoritos, ya que todos siempre me decían que si caía un Viernes o Martes era de mala suerte y obviamente yo siempre pensé lo contrario. Así que 'untrecedejunio' que fue el día en en que nací es una de mis opciones y también me gusta mucho.
Uff, hacía tiempo que no escribía tanto y no me sentía tan emocionada :D así que puedo decir una vez más que fue un cambio para mejor. Obviamente estaré mucho más seguido por sus blogs y leyéndolos ahora que tengo más tiempo y que la peor parte de la mudanza ya pasó. Y por supuesto espero volver a reencontrarme con muchos de ustedes! ¡Hasta la próxima!

Por cierto, que maravilloso se siente animarse a cosas nuevas, ¿no es así?

Nota #23: “Está todo en tu mente.”

octubre 18, 2016


Mi querida Cali:

Hace mucho que no te escribo, es que todo este tiempo tuve muchas cosas nuevas que procesar. Tu tía va creciendo y cambiando, al igual que vos cada día. Estás cada vez más alta, tu pelo se va haciendo más largo, tus preguntas de: ¿y por qué? son cada vez más constantes y supongo que a tu edad (3 añitos) todo tiene una respuesta simple, aunque con el tiempo todo se va haciendo más complejo. Y por eso te escribo, porque a través de cada nota yo también voy aprendiendo y con eso cambiando cada día un poco más. Supongo que de eso se trata crecer.

Quería escribirte esta nota para que sepas que, a pesar de que a veces el cambio da un miedo terrible, puede que al final sea algo positivo. Hace poco encontré este escrito:


"Cualquier cosa que tengas en tu mente tenderá a ocurrir en tu vida. Si continúas creyendo como siempre has creído, seguirás actuando como siempre has actuado. Si continúas actuando como siempre has actuado, continuarás recibiendo lo que siempre has conseguido. Si queres resultados diferentes en tu vida, todo lo que tenes que hacer es cambiar tu mente."

Y sí, supongo que me hizo pensar una vez más y quería compartirlo con vos. A veces, cuando nos sentimos estancados o disconformes con algunas situaciones en nuestra vida todo lo que tenemos que hacer para conseguir nuevos resultados es abrir un poco más la mente y cambiar nuestra manera de pensar para poder conseguir los cambios que necesitamos. Crecer significa cambiar, mirar todo desde una nueva perspectiva, y estar conscientes de que nuestros pensamientos son los que nos marcan el camino. Es nuestra propia actitud mental lo que hace que el mundo sea lo que es para nosotros. Nuestros pensamientos hacen que las cosas sean hermosas o que sean feas. El mundo entero está en nuestra mente, y quiero que aprendas a ver las cosas con una luz diferente. Todo es una elección que nosotros mismos hacemos: un día te podes despertar y decir "¡No puedo creer que haga tanto frío!" o podes decir "¡Es un buen día para probar mi nuevo sweater!" Nadie puede ser consistentemente positivo, pero ¿por qué no tomar la decisión que te hace sentir mejor en lugar de la que te arrastra hacia abajo? Todo está en tu mente mi querida Cali, confío en que sepas elegir la mejor opción, a pesar de que a veces nos resulte un poco más difícil. Yo lo intento cada día, ¿y si lo intentamos juntas?

Te quiero, tu única Tía.
13 de Octubre de 2016

Soy una persona afortunada

octubre 15, 2016

Soy una fiel creyente de que algunas personas nacen con más o menos fortuna que otras, pero depende de cada uno hacerse cada día menos o más afortunados.
¿Suerte? No, he sembrado y cosechado mi propia fortuna. Con esfuerzo, con valentía. He salido tras mis sueños, dejando atrás mis miedos, pisándolos bajo mis pies. "¡Qué suerte tenes!" "¡Quisiera ser vos!" No, te aseguro que no quisieras ser yo. Con mis monstruos interiores, mis miedos, mis estados de ánimo cambiantes. Lo único que me diferencia del resto es que tengo una mirada positiva sobre mí, lo que soy y sobre todo lo que me depara la vida. Que busco y no paro hasta encontrar. Que tengo una paciencia infinita para admirar diferentes opciones, y elijo la que más feliz me hace.. pero a su vez la más costosa; porque nada es fácil pero te aseguro que vale la pena. Una y mil veces, vale la pena.
Así que si se te hace difícil estás en buen camino; no te rindas que la fortuna no viene sola. La suerte en solo circunstancial y depende de dónde se la mire. No quieras estar en otros zapatos, tenes que hacer tu propio camino con tus propios objetivos. Que te cueste, que te cueste como nunca te costó nada, pero que valga la pena. Que el día de mañana puedas decir: ¡lo logré! y que nunca, jamás, quieras estar en otros zapatos que no sean los tuyos o ser otra persona. No hay mejor manera de amar la vida que perseguir tus sueños, crear tus propios objetivos y cosechar cada-bendito-logro. Que la vida te parezca preciosa a pesar de todas las dificultades, éso es una prueba de que has cumplido aunque sea uno de todos tus sueños. Y por sobre todo: que nunca pares.


Nuevos comienzos

octubre 13, 2016

¡Hola a todos! hace tanto que no escribo que no sé si alguien va a leerme, pero acá estoy. Juro que tengo la excusa perfecta: me mudé. De verdad, hace tan sólo dos semanas me mudé y todavía estoy en pleno proceso de acomodamiento, ya saben.. terminando de acomodar las cosas, terminando de pintar algunos detalles que faltaron, sacando plata de donde no la hay y procesando todo lo nuevo de este gran cambio. Así que sí, ahí les fue la excusa perfecta de por qué había desaparecido tanto por mi querido blog.
Extraño leerlos, extraño escribir, extraño estar inspirada y tener las ideas y la cabeza acomodada, extraño que mi blog tenga la vida que antes tenía, extraño todo, así que espero volver, y espero que muchos de ustedes vuelvan. A veces me pregunto si habrá sido un error cambiar de blog, extraño a mi querido espacio en bonjoursamy, siento que ahí tenía mucho más contacto con los que me leían y siento que perdí ese 'no sé qué' que tenía.. a veces los cambios asustan pero son necesarios, y lo tengo muy en claro! pero espero volver a sentirme en casa en este blog y poder seguir adelante con todo lo que me queda por escribir. Y sobre todo, espero que al menos haya alguien por ahí leyéndome.

Un abrazo grande!
















Les dejo una foto de las rosas que estan creciendo en mi pequeño jardín 

Una tarde de sol en el Jardin du Trocadero

agosto 30, 2016 París, Francia

5 de Mayo del 2016 y el sol resplandecía.. la primavera era hermosa en la ciudad de las luces y las calles olían a flores y a café humeante recién hecho gracias a las exquisitas cafeterías que se encontraban por cada esquina de la ciudad. No había planes concretos, solo caminar, gastar las suelas de nuestros zapatos y disfrutar del calor de Mayo que nos envolvía junto con la mejor compañía: mi mamá y mi amiga de Rumania, mi hermana del corazón.
Hacía unos días que habíamos vuelto, una vez más, a París y yo todavía no podía creerlo. La nube en la que solía flotar cada vez que pisaba esa maravillosa ciudad seguía ahí.. arrastrándome con cada paso. Mi sonrisa solía brillar, mi pelo se veía más brillante y me dejaba crecer las uñas.. cuando uno está feliz, irradia felicidad a través de todo su cuerpo. Estar allí siempre me había hecho resplandecer de un modo diferente.

Recuerdo el sol abrazándome la piel, mi mochila de cuerina sobre mi espalda y mis ansias de comerme el mundo más fuertes que nunca. Mis pies estaban desesperados, más corriendo que caminando por volver a ver a Madame Eiffel desde la esplanada de Trocadero, y mi sonrisa se ensanchaba con cada paso que mis pies hacían a lo largo del Metro de París.
No recuerdo más que el sol y el cielo azúl mar a través de mis pupilas, cegándome por completo junto con la Señora Eiffel que, como siempre, nos recibía más bella que nunca. Los turistas nos rodeaban allí por donde mirásemos, París estaba lleno de vida y no con la calma embriagadora que nos había envuelto el invierno pasado. Los colores brillaban de un modo diferente, los árboles habían florecido con sus flores de color blanco y rosa, y Ella que nos observaba elegante como siempre desde lo alto haciendo que cayéramos una vez más en esa realidad que siempre veíamos tan lejana en nuestros pensamientos.

Cuando llegamos a Trocadero la temperatura debía de estar por tocar casi los 30 grados, las fuentes de agua danzaban salpicando una pequeña brisa de agua fresca y la gente se amontonaba con pequeñas cestas de picnic y sus respectivas mantas a lo largo del Jardin du Trocadero que se encontraba bajando las inmensas escaleras de la explanada principal. Y recuerdo que, casi sin poder evitarlo, después de comprar un par de gaseosas junto con nuestros Hot dog fromage nos sentamos bajo la sombra de un árbol con una de las mejores vistas del lugar, pero lejos de toda la multitud. Era increíble, podíamos observar a Madame Eiffel entre los árboles mientras disfrutábamos de un almuerzo atípico en la mejor compañía, mientras sonreíamos al darnos cuenta de dónde nos encontrábamos. Aún al terminar nuestro almuerzo, no podíamos movernos del lugar que nos ataba como un imán, así que nos quedamos allí sin más.. observándola a Ella que nos sonreía cada vez que una Polaroid salía de mi cámara. Supongo que las horas pasaban, pero nosotras no nos dábamos cuenta, no necesitábamos de ningún reloj que nos marcara la hora.

Ahora comprendo que el tiempo te da algo, antes de quitártelo. Con cada segundo que pasaba no paraba de agradecer el poder estar ahí, acumulando esos instantes especiales que más tarde se recuerdan, esas pequeñas cosas que te hacen feliz. Ahora entiendo por qué uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida.. cuando uno se hace mayor se da cuenta de que lo que llamamos felicidad es solo la suma de momentos bonitos, y éste sin duda iba a ser una vez más inolvidable.

5 de Mayo del 2016.




Un tren desde Venecia a París

agosto 25, 2016 París, Francia

El día anterior había sido una locura, como cada día, solo que éste había sido mucho más especial que los anteriores desde que habíamos aterrizado, una vez más, bajo el cielo Europeo. Habíamos llegado a Venecia con sólo 24hs a nuestro favor. A veces, cuando tenes amigos tan increíbles, simplemente te subís a un avion sin importar el tiempo y los miles de kilómetros que te separan. Haber tomado un avión sólo para brindar esa noche había sido la mejor idea que se nos podría haber pasado por nuestros locos corazones una vez más.
Venecia en primavera huele a flores incluso cuando llueve, y eso hizo que no nos importara en lo más mínimo correr por las diminutas calles de piedra mientras buscábamos las puertas de nuestro restaurante favorito. La Rosa Rossa ya se había convertido en nuestro lugar de encuentro, y a pesar de haber estado allí sólo dos veces, ya teníamos varias copas de vino acumuladas, horas de charlas después de la hora de cierre, varios puñados de risas y más de tres docenas de fotos.
¿Mis recuerdos de esa noche? Nuestro amigo Cristiano, abrazos con sabor a reencuentro, fotos increíbles para el recuerdo, copas de vino, charlas reflexivas hasta la madrugada y risas bajo la lluvia. Una segunda despedida con fecha de caducidad.

El 17 de Mayo por la mañana había llegado demasiado pronto, y los recuerdos eran como relámpagos que dejaban electricidad en la piel y que no se iban a ir por un buen tiempo. Mis ojeras eran monumentales, y nos faltaban horas de sueño, pero nada importa demasiado cuando una espiral de aventuras te arrastra de una forma tal que no queres que pare.
El desayuno en el hotel, junto con mi novio y mi amiga Alexa, había estado lleno de risas recordando la noche anterior y lleno de deseos por querer volver en un futuro. Cosas así necesitas volver a repetirlas, una y otra vez. Pero nada duraba para siempre, así que las horas habían vuelto a correr, y demasiado pronto ya nos encontramos en la estación Santa Lucía para tomarnos un tren nocturno que nos llevaría de vuelta hacia París. Recuerdo esta parte con unas ansias particulares, siempre había querido pasar por una experiencia así.

El tren era rojo y no se veían los camarotes por el lado de afuera, pero sólo bastaba entrar para que todo se viera como Alicia en el país de las maravillas, donde había crecido tanto que todo se había vuelto diminuto. Los camarotes eran pequeños, pero la vista era espectacular. La cafetería tenía un par de mesas y varios menús para elegir, y por las ventanas podías ver cantidad de campo Italiano junto con pueblos que parecían sacados de un cuento por su edificación y arquitectura tan particular.
Por la noche, después de cenar en la cafetería, nos dirigimos a nuestros camarotes para descansar. Realmente lo necesitaba, pero mis ojos se negaban a cooperar. El paisaje de noche, apenas visible por las luces de los pueblos y de las paradas, me tenía hipnotizada. Mi cama era la del medio de tres, y mi vista era espectacular, así que no dudé en sacar mis auriculares del bolso y así, poco a poco, canción tras canción me fui quedando dormida. Fue una de las noches más mágicas que tuve en mi vida.

Nos despertamos cerca de las 5 de la mañana cuando tocaron a nuestro camarote para despertarnos y devolvernos nuestros pasaportes. El desayuno comenzaba desde muy temprano, así que aún somnolientos decidimos levantarnos para que no se ocuparan las mesas de la cafetería y poder ver el amanecer. 
Tengo recuerdos fugaces de lo increíble que fue: la cafetería aún se encontraba desierta y éramos unas de las primeras personas con mi novio, no podría haber sido tan especial y de otra forma. El cielo comenzaba a aclarar poco a poco y nos dio tiempo a que el desayuno se encontrara sobre la mesa para que, en un abrir y cerrar de ojos, una bola de fuego me cegara la mirada. Estábamos en campo abierto, y podíamos ver todo el horizonte de color naranja, dándonos los mejores buenos días y cerrando ese viaje de horas como el más especial.
6:04 de la mañana del 18 de Mayo del 2016 me encontraba viendo el mejor amanecer que había visto en mi vida mientras entrábamos en las afueras de Francia, en un tren desde Venecia hacia París. Todavía cierro los ojos y puedo oler el café humeante con nuestros croissants, junto con mis ojos empapados de luz. Mi novio sentado frente a mí y nuestras sonrisas gigantes como el amanecer que teníamos frente a nosotros, en un tren desde Venecia hacia París.



Nota #22: “No creas todo lo que lees, o todo lo que te digan.”

agosto 22, 2016


Mi querida Cali:

¿Conoces el dicho «No juzgues un libro por su portada, si no por su contenido»? Es una frase vieja que no tengo idea de si vas a recordarla, o de si se seguirá diciendo por ahí -y no poniendo en práctica- cuando leas esto, pero es básicamente de lo que te quiero hablar en esta nota.
Las personas somos tan complicadas, nuestras mentes van siempre a mil por hora y, muchas veces, no tenemos tiempo de mirar lo que estamos haciendo, o a quién estamos juzgando. Me incluyo porque es un error muy común que cometemos, inclusive yo. Y no, no es nada que no se pueda corregir, aunque luego en la mayoría de los casos no podamos reparar los daños que ocasionamos con nuestras palabras. Somos demasiado frívolos, nos creemos superiores que los demás y lo peor, es que creemos lo primero que leemos o lo primero que nos dicen, y éso no nos hace peores personas.. pero sí nos vuelve un poco más ciegos, más intolerables, y más dañinos.

Quiero que sepas, y que fundamentalmente pienses, que no somos perfectos. Que la gente miente por diferentes motivos: por miedo, por celos, por sacar la primera noticia, en cualquier ámbito de la vida. Y, aunque nos es difícil muchas veces entender los motivos, es así. Muchas personas dicen mentiras piadosas, sin esa necesidad de dañar, pero muchas otras no.

Hace poco se sucedieron una serie de situaciones no muy gratas con una persona a la que admiro y quiero mucho. Las noticias volaron por todo el mundo, ya que es una persona pública. Los medios de comunicaciones explotaron, los periodistas lo juzgaron -por no decir defenestraron- como si fuesen jueces (¿¿de qué??) y absolutamente todo, todo el contenido de su libro fue tirado al vacío. La gente optó por la portada de la noticia, sin conocerlo, sin ir más allá. No importaba si cabía una posibilidad de que fuera "inocente", de si necesitaba ayuda, tampoco interesaba mirar la situación subjetivamente. A la hora de juzgar ya no importaba nada. Y, ¿sabes qué fue lo que me dio más impotencia? que yo ví, y viví en primera persona, cómo los medios mienten e inventan historias.. todavía estoy intentando entender el por qué.
Pero claro, esto es sólo un ejemplo, Cali, estoy segura de que hay muchos más. Por eso ésta nota, para que tengas en cuenta que, antes de juzgar intentes comprender las razones. Que des segundas oportunidades, que no creas todo lo que lees o todo lo que te dicen. Que tengas en cuenta que siempre hay otra cara de la moneda.. y que siempre hay otro camino que podes tomar. Y que sepas fundamentalmente que elegir ese otro camino siempre será tu decisión.

Te quiero, tu única Tía.
22 de Agosto de 2016.

La distancia

agosto 17, 2016



La distancia es saber valorar un café con tu gente. Con los de siempre. O una cerveza al sol. Es echar de menos pequeños detalles y anécdotas que estando cerca no extrañarías tanto. Es saber a qué sabe un abrazo de bienvenida aunque sólo sea por unos días. O que las despedidas se conviertan en el sabor más amargo que jamás probaste.

La distancia es plantarle cara al mundo un día, hacer las maletas e irse. Es no saber muy bien lo que haces y seguir adelante. Porque sí. Porque la distancia es eso, arriesgarse. Tener valor. Jugársela sin estar seguro nunca. Tener un pie en un sitio y otro en el otro. Es muchas veces tener una lucha interior entre tus sueños y tus sentimientos.

La distancia es tener días en que deseas poder teletransportarte, incluso más que cuando eras pequeña. Y confiar en que, algún día, sin saber cuándo ni cómo, sea posible. Porque aunque tu cabeza te diga que es imposible, las ganas pueden más que otra cosa.

La distancia son las sorpresas y los detalles. Son las notas de voz eternas, la diferencia horaria, los cumpleaños por Skype y los mil "te echo de menos" por whatsapp. Es acordarse de otra persona al ver o escuchar cualquier cosa, y no poder evitar enviárselo. La distancia es asumir que eres la amiga que nunca está.

La distancia es sentirse completamente solo y de golpe darse cuenta de que tu gente está ahí, aunque sea lejos. Y aprender que eso significa que nunca estarás solo, porque a veces el corazón va donde la voz no llega. Porque la distancia separa cuerpos, no corazones. Y desde luego no lo ha conseguido con los nuestros.

(anónimo)

Empecemos por el final: el último día en Romania

julio 27, 2016 Bucarest, Rumanía



Era el último día en el continente que me había brindado tantas aventuras durante un mes. Las manos me temblaban al hacer la valija que debería dejar hecha para volver a casa, para cruzar el Océano Atlántico una vez más y volver a mi hogar.
Un último recital que nos esperaba a tan sólo 3 horas y media de vuelo desde Amsterdam, Holanda.
¿Cómo explicar tanta adrenalina? Después de un mes y una semana cumpliendo sueños, corriendo a través de los aeropuertos, empapándonos de aventuras y rodeados de todo tipo de sentimientos sólo faltaba la recta final: teníamos menos de 24hs en Romania para disfrutar del último recital, el último de la lista.

Éramos tan solo dos amigas de dos mundos diferentes perdidas en un hotel inmenso, muertas de cansancio pero llenas de ansias. Recuerdo la adrenalina correr por nuestro cuerpo, supongo que fue la que nos permitió ganarle a nuestros ojos cansados. Ya no importaban las peleas sin sentido, el miedo de perder algún avión, el terror al cielo imponente. Ya no importaba más nada, es lo que pasa cuando te das cuenta de que el final está llegando.
Gritos, felicidad, llanto, fuegos artificiales, música, rock, personas especiales que significaban demasiado para nosotras, baile y brindis, éso fue lo último que recuerdo de aquella maravillosa noche del 6 de Junio del 2016. Nuestro último recital, nuestro último día juntas antes de volver a casa. Siempre se recuerda el último día, es el desenlace final de toda historia.

Nueve aviones. Esa cantidad exacta. Nueve. Sí, a pesar de los ataques de pánico que me agarran cada vez que subo a uno. Nueve aviones y una decisión de por medio: o podes quedarte sentado esperando que las cosas pasen, o salir y volar en busca de lo que realmente querés. Nueve aviones sólo para cumplir mis sueños, sólo para ver mis sueños hacerse realidad en primera fila. Y fue cuando, una vez más, me dí cuenta del poder que todo eso provocaba.

No hay nada mejor como empezar por el final, ¿a que no? Cuando inevitablemente miras hacia atrás y recordas cada detalle de lo que hiciste.. te das cuenta del valor que tuviste, de los errores que cometiste, de las risas, de los llantos, del esfuerzo. Y sonreís, o llorás de felicidad, porque lo verdaderamente importante es que haya sucedido. Y entre risas y lágrimas, no podes evitarlo, te das cuenta de que lo volverías a hacer. Una y otra vez.
No importa cuántos obstáculos tengas, nunca te rindas. Fue lo más valioso que aprendí ese último día.







Foto sacada la madrugada del 7 de Junio del 2016, desde nuestro hotel en Bucharest, Romania.

Redes sociales y novedades

julio 25, 2016

¡Hola a todos! Como se habrán dado cuenta estoy volviendo y con mucha fuerza :) la inspiración está comenzando a aparecer de nuevo, me siento más en eje que en días - e incluso meses - anteriores, y eso me está haciendo muy bien.
Muchos de ustedes ya saben - y más que nada quienes me conocían por mi blog anterior - que soy una chica muy pero que muy positiva, soñadora, que no se anda deprimida por ahí, pero también soy bastante sensible y sí, tengo que admitir que estuve los últimos meses bastante complicada con el tema "amistades y personas" y también con unos temas en cuanto a mi privacidad (más que nada en otro tipo de redes sociales), pero creo que por fin después de la catarsis que hice en el blog hace unos días atrás, simplemente lo dejé ir. Toda esa angustia y pesar que sentía por ser tan sensible por fin se fue. Como siempre digo, eso es lo que produce en mí escribir: me deja liberar cosas, me ordena, me hace volver a encontrarme, a replantearme errores y a tratar de, en base a esto, mejorar como persona y mejorarme a mí misma. Por supuesto, gracias a ustedes por leerme y aconsejarme incluso en un pequeño comentario.

Pasando a otro tema, quería comentarles que por fin estoy comenzando a escribir los relatos que pasé en este 2016 en mi viaje maravilloso a Europa para mi sección de Mis aventuras, pero antes de empezar a publicar varias cosas que ya tengo escritas y pendientes quería hacer esta entrada. Ok, no es nada demasiado importante, pero quería compartir con ustedes que tengo nuevo Twitter y la verdad es que me hace mucha ilusión también conocerlos un poco más por ahí.
En mi Twitter anterior estoy segura de que tenía a varios de ustedes, pero tuve que cerrarlo por algunos problemitas (sí, tiene que ver con los temas que vengo hablando hace rato) así que me cree uno que es bastante personal donde comencé a aceptar a poca gente. Me siento más cómoda y bueno, de vez en cuando viene bien un cambio radical.

Si quieren pueden dejarme su link en el comentario así sé a qué blog pertenece cada Twitter.
Mi Twitter es @petiiiiite (sí, así de complicado y con cinco 'i') ¡Nos vemos por ahí también!

Nota #21 “Nunca grites tu felicidad tan alto.”

julio 21, 2016


Mi querida Cali:

Esta nota trata sobre algo que aprendí hace exactamente unos días.. y sí, siempre hay algo nuevo de lo que aprender, el verdadero dilema es saber darse cuenta - yo sólo espero que lo que te escribo te ayude un poco.

Todo comenzó hace unos años, cuando viajé por primera vez con mi mayoría de edad a otro continente. Volví tan feliz que no podía evitar sonreír, la vida me había cambiado finalmente, era lo que necesitaba.. pero todo dio un giro cuando me di cuenta de que mucha gente por la cual estaba rodeada no sentía la misma felicidad por mí, y fue cuando entendí que algo no iba bien. Sin embargo a medida que pasaba el tiempo las cosas se iban tornando mejor, y sentía que realmente había encontrado el rumbo de lo que quería para mi vida: aventuras, sueños hechos realidad, amigos peculiares e increíbles y verdadero amor. ¿Qué más puedo agregarte? Simplemente que mi actitud positiva había dado resultado, pero muchos seguían sin estar contentos.
Los años siguieron pasando y poco a poco fui guardándome cada victoria y cada sueño cumplido para mi círculo más íntimo - e incluso tenía que tener cuidado en éste también - y no se trataba de egoísmo, sino de balance.

Cali, con esto quiero decirte que la vida realmente se trata de un balance. Todo tipo de balances, incluso cómo expresas tu felicidad puede cambiarlo todo. Sé una buena persona, pero no dejes que los demás abusen de eso. Confía, pero no te dejes engañar. Mantente satisfecho, pero nunca dejes de mejorarte como ser humano. Y por sobre todo... nunca grites tu felicidad tan alto, la envidia tiene el sueño muy liviano. Alterar este balance puede traer consecuencias y dolores de cabeza, así que espero que puedas tenerlo presente. Y sino, nunca es tarde para darte cuenta de estas pequeñas cosas (o para releer esta nota).

Ojalá siempre seas muy feliz mi Pimpollito (pero no lo grites muy alto).










Te quiero, tu única Tía.
21 de Julio de 2016.

Ponerme en eje

julio 18, 2016

Escribir me ayuda a ponerme en eje, a organizar mis ideas, a ordenarme pero por sobretodo a encontrarme a mi misma. Lo desconcertante de todo esto es que los últimos días no fui más que una hoja en blanco, y ese es uno de los motivos por el cual no estoy escribiendo. Porque cada vez que me siento frente a la computadora no hago más que empezar escribiendo una cosa, y terminar pensando en otra; borrando lo que escribí en un principio y cambiando de tema, sin sacar ninguna conclusión de nada.
Mi cabeza es un mar de pensamientos confusos que tengo que ordenar. Incluso últimamente pienso que escribiéndole a otra persona (como en mis notas para Calista) soy mejor expresando lo que pienso que de esta forma, pero no quiero hacer un tour de mi vida en algo tan especial como eso.

Tratando de llegar a una conclusión creo que todo esto se debe a que me he vuelto a desilusionar de las personas, lo cual es un tema bastante sensible para mi y lo siento como una recaída constante. Y lo peor es que apenas sé cómo explicarlo en palabras.
Estoy cansada de la hipocresía, de las mentiras, de la envidia (consciente o inconsciente), de las excusas. Estoy cansada de todo eso que no puedo entender, y de cada noche romperme la cabeza intentándolo. A ver gente, no piensen que soy tan ingenua como para pensar que cada uno no tiene una vida propia, claro que lo sé. Sé que uno ya no tiene el mismo tiempo que cuando era joven, sé muy bien y soy muy consciente de cualquier tipo de inconveniente-atemporal o como quieran llamarlo, no soy idiota, pero el problema empieza cuando uno comienza a tomar esos ejemplos como excusas para tapar el desplante de los demás.
Nunca fui una persona hiper-sociable, más bien todo lo contrario y es por eso que siempre me tomo la amistad muy en serio. Y con esto no quiero dar a entender que soy un plomo, porque incluso soy la persona más colgada del mundo, pero supongo que uno se da cuenta cuando una persona deja de hablarte porque no tiene tiempo-problemas-una vida-etc a cuando dejan de hablarte pero aún así no tienen el valor de decirte algo (por 'x' motivo) o el valor para simplemente dejar de husmear en tu vida (porque quieren saber si tu vida se va al 'garate' o si sos más feliz que ellos!!) ¿¿¿me explico??? Y supongo (solo SUPONGO) que esto se debe a que: o tu vida se les antoja más feliz que las de ellos y no pueden soportarlo, o que son unos idiotas que no se animan a decir lo que piensan y/o molesta de vos y no tienen el valor de sentarse a hablar, o que tienen una estúpida envidia de anda-a-saber-qué-carajo y no pueden sencillamente alegrarse por los demás o transformar todo ese deseo en un escalón para cumplir sus objetivos.

Sí, es jodidamente frustrante, así que sólo voy a decir una última cosa y a borrar por completo este sentimiento horrible que tengo en el pecho y sobre todo a seguir adelante (con o sin las personas que quieran seguir en mi vida).
En primer lugar decir que me alegro muchísimo de haber sacado todo esto que siento porque de verdad, DE VERDAD, me ayudó escribirlo. En segundo lugar decir ¡que ustedes se lo pierden! Se lo pierden porque soy una tipa que ayuda a la gente, incluso a aquellos que me han lastimado. Se lo pierden porque soy una tipa que aprendió desde muy chica a disfrutar de los logros de los demás. Y se lo pierden, sobretodo, porque si te elegí en algún momento como mis amistad jamás te hubiese dado la espalda de esta manera. ¡Lo siento mucho por ustedes!

Nota #20 “Espero que tu vida esté llena de...”

junio 20, 2016


Mi querida Cali:

Acabo de volver de un viaje increíble y después de un mes y nueve días acá estoy escribiéndote de nuevo, llena de experiencias. ¿Qué puedo decirte? Nada te enseña más que explorar el mundo y acumular experiencias, y aunque quizá el día de mañana en un principio no te interese.. sin duda es algo que debes poner en tu lista de cosas por hacer. Y no se trata solo de paisajes y monumentos, se trata de sentimientos y aventuras, incluso de cosas que jamás pensaste que harías. De conocer gente nueva, festivales lejanos, personas inalcanzables que no son tan inalcanzables después de todo. Locuras sin sentido que son los recuerdos más bonitos que podrían quedarte.
He hecho cosas tan increíbles, desde mirar la Torre Eiffel titilar de noche desde el punto de vista más alto que encontré, hasta disfrutar de tres recitales diferentes sólo para ver a una persona igual de inalcanzable como de importante para mí - incluso cuando muchas personas no lo entendían. Y de eso se trata esta nota, de que espero que tu vida esté llena de 'No puedo creer que hice esto' a 'Debería haberlo hecho'. Espero que te quedes con el 'Qué hubiera pasado si...' la menor cantidad de veces posible, que no te intimide la opinión de los demás - incluso la de tus padres - y que salgas a buscar lo que realmente te haga feliz. No importa si es volver todos los años al mismo destino o seguir a tu banda favorita donde sea si eso es lo que te motiva. Y por sobre todo que sepas que está bien sentir miedo, que está bien desafiar los pensamientos de los demás y seguir lo que realmente sentís, la gente con demasiada frecuencia se olvida que es tu propia elección cómo queres pasar el resto de tu vida. Tener miedo significa que estás por hacer algo muy, muy valiente.. y yo espero que tomes la decisión que más te asuste: nunca te olvides que si tus sueños no te asustan no son lo suficientemente grandes.









Te quiero, tu única Tía.
20 de Junio de 2016.
(Foto que te saqué ayer.
Nunca dejes de sonreír.)

Siempre se vuelve a casa.

junio 13, 2016

Volví, después de un mes y ocho días exactos estoy de vuelta en casa. Y se siente... liberador. Diferente. Como después de cada viaje lleno de aventuras, locuras, kilómetros recorridos en un continente desconocido; volver a casa se siente diferente. No sé si se debe al hecho de que miras todo con otra perspectiva, o de que extrañaste demasiado tu cama, tus animales, tus sobrinos y valoras todo de un modo que no lo hacías antes.
¿Cómo explicarlo? Me siento tan feliz por todo lo que viví, y a la vez con un deje de melancolía, como de costumbre. Pero por sobre todo feliz de haber podido vivir tantas cosas que me quedarán como siempre marcadas en el alma, la piel. Tengo tantas cosas por escribir, por contar, por sentir, por seguir aprendiendo de cada experiencia que pasé que aún me siento emocionada.

Por otro lado hoy es mi cumpleaños. Y uno de los cumpleaños más raros de mi vida debo decir. No sé si me siento preocupada o aliviada, o es simplemente esta confusión de haber vuelto después de tanto tiempo a casa. Este día cada año me demuestra a las personas que realmente tengo a mi lado, las que se preocupan por mí, las que se toman el trabajo de hacerme sentir que están ahí y las personas que sólo me saludan por simple compromiso. Y sí, puede que me haga pensar, ¿tan pocos son? Últimamente me vi rodeada de personas que de repente desaparecen, que dejan de hablarme por el simple hecho de que hago lo que otras personas no se atreven hacer, de que tengo la posibilidad de cumplir mis sueños más irreales, y no sé si será envidia o qué, pero la relación se ha tornado bastante borrosa e incluso lejana. Y entonces sólo quedan cerca las personas que veo que realmente se alegran, y eso es una buena señal sin duda, pero incluso así me veo rodeada de una sensación de incomodidad que me hace pensar: ¿soy yo la que está haciendo algo mal? Y es ese tipo de preocupación a la cual no le encuentro respuesta.
En fin, una vez más vine a desahogarme pero prometo volver con muchas historias y cosas lindas por escribir!! Gracias por todos los seguidores que se sumaron y por todos los comentarios lindos que dejaron en la última entrada, prometo pasar por todos los blogs!

"Volver es tan difícil que a veces la única manera de lograrlo es escribir."

Nos leemos a la vuelta

abril 27, 2016


¡Hola a todos! Como ya les he comentado hace unos días me voy a Europa durante un mes y medio, así que quería que sepan que voy a estar ausente durante un buen tiempo. Estoy entre ansiosa y nerviosa, un conjunto de sentimientos que no puedo explicar, pero por sobretodo estoy trabajando en estar tranquila y disfrutar de absolutamente todo, incluso del avión jaja.
Cada viaje le ha aportado cosas maravillosas a mi vida personal, y no puedo esperar a ver qué voy a aprender esta vez, si se me harán realidad algunos sueños locos, etc... pero por sobre todo, voy a perseguirlos, voy a disfrutarlos, voy a gritar de emoción, voy a sentirlos. ¡Estoy tan feliz! Desde los primeros días que estaré sola con mi mamá en París, hasta los días siguientes que viajaré por varios lados con mi novio, mi mejor amiga de Rumania y luego finalmente terminaré nuevamente con mis padres.
Desde mi punto de vista, viajar me ha cambiado. Desde esa primera vez en 2012 ya no fui la misma, y me he ido moldeando con el pasar los años. Me ha hecho ver la vida de otra forma, me ha hecho una persona más feliz, me ha abierto la mente, me ha enseñado a disfrutar de los pequeños momentos que luego se te quedan grabados para siempre. No quiero convencerlos de que viajar es por lo único por lo que se paga y que vale la pena - ni mucho menos, pero así me ha resultado a mí. Así que acá voy una vez más, a soñar! y estoy segura de que volveré una vez más con un montón de aventuras para contarles. ¡¡Nos vemos a la vuelta!!

"Viajamos porque lo necesitamos, porque la distancia es el secreto para la creatividad. Cuando volvemos a casa sigue permaneciendo de la misma forma, pero algo en nuestras mentes ha cambiado, y eso lo cambia todo."

El momento exacto

abril 19, 2016


Ese momento exacto en el que te das cuenta que tu vida cambió y que ya no hay vuelta atrás. Que las cosas a las que no les dabas importancia, ahora la tienen lo suficiente como para voltear tu vida en un giro de 360°. Como un faro que se enciende en la oscuridad e ilumina los pedazos que no podías ver con claridad.
Ese momento exacto, que puede ser el abrazo que necesitabas, el llanto más desgarrador que jamás hayas oído, un cielo estrellado en París con tu madre, la despedida más dura, la llegada de una nueva vida. Y aprietas los puños, cierras los ojos, tu corazón se acelera y ya está, lo sabes. Sabes que nada volverá a ser como antes, la venda se te cae de los ojos y respiras.. respiras como no habías respirado nunca. 
Y de repente un café con leche por la mañana se transforma en algo mucho más importante, el olor a lluvia se cuela en tus narices como si fuera el aroma más bonito del mundo, los días nublados ya no te parecen tan nublados, te das cuenta de la importancia de una canción y las fotos comienzan a ser tu tesoro más valioso, como si de una maquina del tiempo se tratara.
Ese momento exacto en el que sabes que ya nada será lo mismo, y te alegras por primera vez en tu vida de que así sea. Porque la vida está llena de belleza, y por fin lo has notado.

12 días

abril 17, 2016






«Tantas cosas fuera de lo común le habían ocurrido últimamente, que Alicia había comenzado a pensar que muy pocas cosas en verdad eran realmente imposibles.»







¡Hola a todos! Antes que nada quería agradecer a las personitas que, sin dudarlo, se pasaron por mi nuevo blog y comenzaron a seguirme. Como ya he dicho unas cuantas veces no me gusta para nada hacer spam, pero me resultaba imposible pensar que quizá podía perder contacto de repente con muchas de ustedes. Esto es porque a pesar de que no nos conozcamos personalmente les he tomado mucho cariño, tanto a sus blogs como a las personas que están detrás. Así que, sintiéndome un poco como molesta, pasé por algunos de sus blogs para avisarles que si tenían ganas podíamos volver a encontrarnos por este espacio. En fin, muchísimas gracias de verdad 

Por otro lado, no sé si estaban al tanto o si llegué a decirlo en mi otro blog, pero dentro de exactamente 12 días (es decir la semana que viene) me voy a Europa durante un mes y casi medio más. Lo sé, es una locura, y estoy entre ansiosa y melancólica. Siempre me ha pasado lo mismo antes de viajar y no puedo evitarlo, así que ya ven, tenía que escribirlo y hacer catarsis. Y en parte por eso he creado este blog, para que conocieran más a la persona que hay detrás de todo esto y poder expresarme en otros ámbitos (más allá de mis escritos) con total libertad. Así que voy a vomitar todo lo que he querido decir desde hace ya unos días: 

♡ Estoy ansiosa (y aterrada) porque una vez más tengo que subirme a un avión y volar durante 14 horas (si alguna tiene algún consejo contra el miedo a los aviones por favor dígame algo).
♡ Estoy ansiosa porque no sólo tendré que tomar un avión con escala (es decir que eso implica tener que bajar de uno y pasar por el mismo procedimiento en otro) sino que además durante el mes en total tendré que tomar 10 aviones.
♡ Estoy emocionada porque voy a ver una vez más a Johnny Depp en una Premiere -Alicia a través del espejo- (sí, las que me siguen desde hace tiempo ya saben que soy admiradora de él y que ya lo he visto como unas 5 veces en persona) y no sólo lo veré una vez, sino que dos veces más en dos shows que hará por Europa con su banda The Hollywood Vampires.
♡ Y por último y más importante ya que estoy queriendo decirlo desde hace vaaaarios días: faltan 12 días para que personas a las cuales les tengo realmente cariño (y por esto es más doloroso) y que tristemente no me hablan excepto que yo les hable para preguntarles cómo están, me empiecen a mandar mensajitos durante el viaje justamente porque estoy de viaje (es decir por puro chusmerío), sólo para preguntarme cosas como: por dónde estoy, cómo la estoy pasando, si he conseguido verlo a Johnny, hablar con él, etc... con esto quiero decir que únicamente me buscan (y me hablan) cuando se sienten emocionadas y cosas emocionantes me pasan, luego se olvidan de todo (claro, porque la emoción ya pasó). Así que sí, faltan 12 días para exactamente que esto suceda. Y no saben qué pena me da haberme dado cuenta de esto con el transcurso de los años.

En fin, pude hacer catarsis y les agradezco a quienes leyeron hasta el final, fue realmente liberador! Hasta la próxima entrada!!

Empezar hoy, empezar por algo

abril 16, 2016

Me siento atorada, estancada en el mismo lugar desde ya hace un tiempo y no sé por donde empezar. Me levanto de la cama, doy vueltas, me preparo un café con leche y la historia se repite, como los últimos días, como siempre. Y no me gusta, no quiero esto.

Miro el reloj y veo los segundos pasar. Las horas. Y yo paralizada sin poder moverme, como si mis manos estuvieran atadas con la diferencia de que no lo están. Entonces, ¿cuál es el problema? ¿por qué no avanzo? Y vuelvo a mirar el reloj: estamos perdiendo el tiempo, estoy perdiendo el tiempo. Es como cuando nos dicen: no te tatúes, porque quedará permanente en tu piel, o no te cases, porque será para toda la vida. Y yo me río porque, ¿cuánto tiempo piensan que tenemos? Y si no lo hacemos ahora, ¿cuándo lo haremos? Porque hasta donde sabemos no tenemos segundas oportunidades. Ahora es el momento, eso es todo, no hay más. Una sola vez somos jóvenes, y luego ya no, y mientras tanto el reloj sigue corriendo escurriendo las horas entre nuestros dedos, no importa cuan obstinados estemos en detenerlo, no se detendrá.
Debería empezar por algo hoy, desde el principio. Debería estar ordenando mi cuarto, haciendo las cosas que siempre dejo pendientes para más tarde, para otro día, para ¿mañana? Pero mañana no es hoy. Debería empezar cuidándome las uñas que tengo lastimadas, hoy. Debería empezar a curar mi corazón, hoy. Debería disfrutar del sol por las mañanas, a partir de hoy. Y debería comenzar a disfrutar de las pequeñas cosas, ahora mismo. ¿Qué es lo que se supone que estamos esperando? 

Volver a empezar, una y otra vez.

abril 14, 2016

«No sé si es importante, pero nunca es demasiado tarde para ser quienes queremos ser. No hay límite en el tiempo, puedes empezar cuando quieras. Puedes cambiar o seguir siendo el mismo. No hay reglas para tal cosa. Podemos aprovechar oportunidades o echar todo a perder. Espero que hagas lo mejor. Espero que veas cosas que te asombren. Espero que sientas cosas que nunca sentiste antes. Espero que conozcas a gente con un punto de vista diferente. Espero que vivas una vida de la que estés orgullosa. Y si te das cuenta de que no es así, espero que tengas el valor de empezar de cero.»

¡Hola a todos! Una vez más, siempre se puede volver a empezar.
Cuando uno vuelve a empezar tiene la impresión de estar yendo nuevamente en caída hacia atrás, cuando es, obviamente, todo lo contrario. Uno no empieza de nuevo porque sí, empieza porque siente que se está moviendo hacia una nueva dirección, porque aprendió, porque lo necesita. Y no es fácil el cambio, incluso pienso que las personas que se atreven a un cambio radical necesitan de un cierto coraje.
Sé muy bien que no será fácil empezar de nuevo con un blog, que seguramente en un principio se verá el vaso medio vacío por la pérdida de muchos seguidores y también que extrañaré bastante mi pequeño rincón de bonjoursamy (así que no se extrañen si de vez en cuando me ven renovando el blog) pero siento que esto era algo necesario. Fueron muchos años en el mismo sitio, donde ya no me sentía con total libertad y, como es obvio, necesitaba un cambio radical, no bastaba con cambiarle el diseño. Tenía que empezar de cero; y acá estoy. ¡Ojo! esto no quiere decir que dejaré de escribir en mis secciones, no hay de qué preocuparse! simplemente que habrá cosas nuevas y quizá puede que mi vida personal influya un poquito en eso también.
Espero de corazón que sigamos en contacto con muchos de mis seguidores por este nuevo espacio! No voy a dudar en seguirlos a cada uno de ustedes y pasarme por sus blogs. Ahora sí, ¡¡me siento renovada!!

Bienvenidos de nuevo.

Latest Instagrams

© 49 días en Paris. Design by Fearne.