Empecemos por el final: el último día en Romania

julio 27, 2016 Bucarest, Rumanía



Era el último día en el continente que me había brindado tantas aventuras durante un mes. Las manos me temblaban al hacer la valija que debería dejar hecha para volver a casa, para cruzar el Océano Atlántico una vez más y volver a mi hogar.
Un último recital que nos esperaba a tan sólo 3 horas y media de vuelo desde Amsterdam, Holanda.
¿Cómo explicar tanta adrenalina? Después de un mes y una semana cumpliendo sueños, corriendo a través de los aeropuertos, empapándonos de aventuras y rodeados de todo tipo de sentimientos sólo faltaba la recta final: teníamos menos de 24hs en Romania para disfrutar del último recital, el último de la lista.

Éramos tan solo dos amigas de dos mundos diferentes perdidas en un hotel inmenso, muertas de cansancio pero llenas de ansias. Recuerdo la adrenalina correr por nuestro cuerpo, supongo que fue la que nos permitió ganarle a nuestros ojos cansados. Ya no importaban las peleas sin sentido, el miedo de perder algún avión, el terror al cielo imponente. Ya no importaba más nada, es lo que pasa cuando te das cuenta de que el final está llegando.
Gritos, felicidad, llanto, fuegos artificiales, música, rock, personas especiales que significaban demasiado para nosotras, baile y brindis, éso fue lo último que recuerdo de aquella maravillosa noche del 6 de Junio del 2016. Nuestro último recital, nuestro último día juntas antes de volver a casa. Siempre se recuerda el último día, es el desenlace final de toda historia.

Nueve aviones. Esa cantidad exacta. Nueve. Sí, a pesar de los ataques de pánico que me agarran cada vez que subo a uno. Nueve aviones y una decisión de por medio: o podes quedarte sentado esperando que las cosas pasen, o salir y volar en busca de lo que realmente querés. Nueve aviones sólo para cumplir mis sueños, sólo para ver mis sueños hacerse realidad en primera fila. Y fue cuando, una vez más, me dí cuenta del poder que todo eso provocaba.

No hay nada mejor como empezar por el final, ¿a que no? Cuando inevitablemente miras hacia atrás y recordas cada detalle de lo que hiciste.. te das cuenta del valor que tuviste, de los errores que cometiste, de las risas, de los llantos, del esfuerzo. Y sonreís, o llorás de felicidad, porque lo verdaderamente importante es que haya sucedido. Y entre risas y lágrimas, no podes evitarlo, te das cuenta de que lo volverías a hacer. Una y otra vez.
No importa cuántos obstáculos tengas, nunca te rindas. Fue lo más valioso que aprendí ese último día.







Foto sacada la madrugada del 7 de Junio del 2016, desde nuestro hotel en Bucharest, Romania.

Redes sociales y novedades

julio 25, 2016

¡Hola a todos! Como se habrán dado cuenta estoy volviendo y con mucha fuerza :) la inspiración está comenzando a aparecer de nuevo, me siento más en eje que en días - e incluso meses - anteriores, y eso me está haciendo muy bien.
Muchos de ustedes ya saben - y más que nada quienes me conocían por mi blog anterior - que soy una chica muy pero que muy positiva, soñadora, que no se anda deprimida por ahí, pero también soy bastante sensible y sí, tengo que admitir que estuve los últimos meses bastante complicada con el tema "amistades y personas" y también con unos temas en cuanto a mi privacidad (más que nada en otro tipo de redes sociales), pero creo que por fin después de la catarsis que hice en el blog hace unos días atrás, simplemente lo dejé ir. Toda esa angustia y pesar que sentía por ser tan sensible por fin se fue. Como siempre digo, eso es lo que produce en mí escribir: me deja liberar cosas, me ordena, me hace volver a encontrarme, a replantearme errores y a tratar de, en base a esto, mejorar como persona y mejorarme a mí misma. Por supuesto, gracias a ustedes por leerme y aconsejarme incluso en un pequeño comentario.

Pasando a otro tema, quería comentarles que por fin estoy comenzando a escribir los relatos que pasé en este 2016 en mi viaje maravilloso a Europa para mi sección de Mis aventuras, pero antes de empezar a publicar varias cosas que ya tengo escritas y pendientes quería hacer esta entrada. Ok, no es nada demasiado importante, pero quería compartir con ustedes que tengo nuevo Twitter y la verdad es que me hace mucha ilusión también conocerlos un poco más por ahí.
En mi Twitter anterior estoy segura de que tenía a varios de ustedes, pero tuve que cerrarlo por algunos problemitas (sí, tiene que ver con los temas que vengo hablando hace rato) así que me cree uno que es bastante personal donde comencé a aceptar a poca gente. Me siento más cómoda y bueno, de vez en cuando viene bien un cambio radical.

Si quieren pueden dejarme su link en el comentario así sé a qué blog pertenece cada Twitter.
Mi Twitter es @petiiiiite (sí, así de complicado y con cinco 'i') ¡Nos vemos por ahí también!

Nota #21 “Nunca grites tu felicidad tan alto.”

julio 21, 2016


Mi querida Cali:

Esta nota trata sobre algo que aprendí hace exactamente unos días.. y sí, siempre hay algo nuevo de lo que aprender, el verdadero dilema es saber darse cuenta - yo sólo espero que lo que te escribo te ayude un poco.

Todo comenzó hace unos años, cuando viajé por primera vez con mi mayoría de edad a otro continente. Volví tan feliz que no podía evitar sonreír, la vida me había cambiado finalmente, era lo que necesitaba.. pero todo dio un giro cuando me di cuenta de que mucha gente por la cual estaba rodeada no sentía la misma felicidad por mí, y fue cuando entendí que algo no iba bien. Sin embargo a medida que pasaba el tiempo las cosas se iban tornando mejor, y sentía que realmente había encontrado el rumbo de lo que quería para mi vida: aventuras, sueños hechos realidad, amigos peculiares e increíbles y verdadero amor. ¿Qué más puedo agregarte? Simplemente que mi actitud positiva había dado resultado, pero muchos seguían sin estar contentos.
Los años siguieron pasando y poco a poco fui guardándome cada victoria y cada sueño cumplido para mi círculo más íntimo - e incluso tenía que tener cuidado en éste también - y no se trataba de egoísmo, sino de balance.

Cali, con esto quiero decirte que la vida realmente se trata de un balance. Todo tipo de balances, incluso cómo expresas tu felicidad puede cambiarlo todo. Sé una buena persona, pero no dejes que los demás abusen de eso. Confía, pero no te dejes engañar. Mantente satisfecho, pero nunca dejes de mejorarte como ser humano. Y por sobre todo... nunca grites tu felicidad tan alto, la envidia tiene el sueño muy liviano. Alterar este balance puede traer consecuencias y dolores de cabeza, así que espero que puedas tenerlo presente. Y sino, nunca es tarde para darte cuenta de estas pequeñas cosas (o para releer esta nota).

Ojalá siempre seas muy feliz mi Pimpollito (pero no lo grites muy alto).










Te quiero, tu única Tía.
21 de Julio de 2016.

Ponerme en eje

julio 18, 2016

Escribir me ayuda a ponerme en eje, a organizar mis ideas, a ordenarme pero por sobretodo a encontrarme a mi misma. Lo desconcertante de todo esto es que los últimos días no fui más que una hoja en blanco, y ese es uno de los motivos por el cual no estoy escribiendo. Porque cada vez que me siento frente a la computadora no hago más que empezar escribiendo una cosa, y terminar pensando en otra; borrando lo que escribí en un principio y cambiando de tema, sin sacar ninguna conclusión de nada.
Mi cabeza es un mar de pensamientos confusos que tengo que ordenar. Incluso últimamente pienso que escribiéndole a otra persona (como en mis notas para Calista) soy mejor expresando lo que pienso que de esta forma, pero no quiero hacer un tour de mi vida en algo tan especial como eso.

Tratando de llegar a una conclusión creo que todo esto se debe a que me he vuelto a desilusionar de las personas, lo cual es un tema bastante sensible para mi y lo siento como una recaída constante. Y lo peor es que apenas sé cómo explicarlo en palabras.
Estoy cansada de la hipocresía, de las mentiras, de la envidia (consciente o inconsciente), de las excusas. Estoy cansada de todo eso que no puedo entender, y de cada noche romperme la cabeza intentándolo. A ver gente, no piensen que soy tan ingenua como para pensar que cada uno no tiene una vida propia, claro que lo sé. Sé que uno ya no tiene el mismo tiempo que cuando era joven, sé muy bien y soy muy consciente de cualquier tipo de inconveniente-atemporal o como quieran llamarlo, no soy idiota, pero el problema empieza cuando uno comienza a tomar esos ejemplos como excusas para tapar el desplante de los demás.
Nunca fui una persona hiper-sociable, más bien todo lo contrario y es por eso que siempre me tomo la amistad muy en serio. Y con esto no quiero dar a entender que soy un plomo, porque incluso soy la persona más colgada del mundo, pero supongo que uno se da cuenta cuando una persona deja de hablarte porque no tiene tiempo-problemas-una vida-etc a cuando dejan de hablarte pero aún así no tienen el valor de decirte algo (por 'x' motivo) o el valor para simplemente dejar de husmear en tu vida (porque quieren saber si tu vida se va al 'garate' o si sos más feliz que ellos!!) ¿¿¿me explico??? Y supongo (solo SUPONGO) que esto se debe a que: o tu vida se les antoja más feliz que las de ellos y no pueden soportarlo, o que son unos idiotas que no se animan a decir lo que piensan y/o molesta de vos y no tienen el valor de sentarse a hablar, o que tienen una estúpida envidia de anda-a-saber-qué-carajo y no pueden sencillamente alegrarse por los demás o transformar todo ese deseo en un escalón para cumplir sus objetivos.

Sí, es jodidamente frustrante, así que sólo voy a decir una última cosa y a borrar por completo este sentimiento horrible que tengo en el pecho y sobre todo a seguir adelante (con o sin las personas que quieran seguir en mi vida).
En primer lugar decir que me alegro muchísimo de haber sacado todo esto que siento porque de verdad, DE VERDAD, me ayudó escribirlo. En segundo lugar decir ¡que ustedes se lo pierden! Se lo pierden porque soy una tipa que ayuda a la gente, incluso a aquellos que me han lastimado. Se lo pierden porque soy una tipa que aprendió desde muy chica a disfrutar de los logros de los demás. Y se lo pierden, sobretodo, porque si te elegí en algún momento como mis amistad jamás te hubiese dado la espalda de esta manera. ¡Lo siento mucho por ustedes!

Latest Instagrams

© 49 días en Paris. Design by Fearne.