Cuándo y cómo aprendí a sonreír

octubre 26, 2016

Aunque no lo crean no siempre fui la chica sonriente y positiva que escribe en este momento. He tenido mis momentos, como todos supongo, sólo que yo sé el momento exacto en el que aprendí a sonreír.
No voy a estar nombrando cosas del pasado, ¿ya para qué? no vale la pena, estoy segura. Solo decirles y decirme que exactamente hace 4 años nació otra persona que no creía que podía haber.

¿Cómo era hace 4 años atrás? Taciturna. Creía que la vida era todo lo que pasaba de la puerta del comedor y nada más. Tenía muchos miedos y no quería volar, literalmente. Siempre estuve más segura pisando tierra firme y entre las cuatro paredes de mi habitación. ¿Amigos? Muy pocos. Incluso llegué a pensar que la amistad no existía.
Nada me llamaba demasiado la atención. Mis pasiones eran pobres, incluso nulas, y no tenía objetivos que traspasaran el aprobar el próximo examen del mes, y eso era triste. Hasta ese Mayo del 2012.

A veces simplemente tenes que dejarlo ser, romper esas barreras que te tienen atado a tierra firme y, por una vez en la vida, vivir. No hay peor miedo que temerle al simplemente vivir, abrir los ojos y mirar más allá de todo lo que nos rodea. Fui muy afortunada, porque mi madre fue la única que pudo sacarme esa venda de los ojos al subirme, un poco a la fuerza, a ese avión que me haría temblar de miedo pero también que me cambiaría la vida.
Todo el mundo dice que viajar te abre los ojos, pero muy pocos se animan a comprobarlo. No es un simple cliché. A mi no sólo me abrió los ojos sino que me mostró un mundo diferente y con eso cambió mi vida. Nunca volví a ser la misma desde que volví y ojalá pudiera explicarlo detalladamente con palabras, pero resulta demasiado difícil.

La antigua yo haría oídos sordos si estuviera leyéndome en este momento, y me darían ganas de abofetearla por todas las veces que dijo no a salir debajo de sus cómodas sábanas blancas y volar para explorar el mundo que tenía a sus pies. Y estoy segura que mucha gente que lee este tipo de cosas hace lo mismo, hasta que algo o alguien los haga atreverse a mirar un poco más allá de su ventana.
La chica que volvió ese 2012 ahora tiene objetivos, y no ha dejado sus pies sobre la tierra durante mucho tiempo. Ahora sabe que siempre hay algo más detrás de la puerta de su comedor y no puede parar de crearse objetivos en la mente. Sus miedos disminuyeron y ya no le importa lo que los demás piensen de ella al salir a concretar sus sueños más locos. Y aprendió a sonreír en Europa, junto a su madre que de la mano la ayudó a desplegar sus alas en La Ciudad de las Luces, esa que hoy sienten su segundo hogar..., será porque otra persona nació esa misma primavera. No por nada tengo tatuado en la piel tout est possible.
Dentro de veinte años estarás más decepcionado de las cosas que no hiciste que de las que hiciste. Así que desata amarras y navega alejándote de los puertos conocidos. Aprovecha los vientos alisios en tus velas. Explora. Sueña. Descubre. – Mark Twain

16 comentarios

  1. Tienes suerte de que alguien te acompañe en todos esos viajes.

    😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Noa. La verdad es que tuve y tengo mucha suerte en ese aspecto :D ♡
      Un beso grande!

      Samy

      Eliminar
  2. Que bueno me alegra y espero se cumplan todos los objetivos!!besos

    ResponderEliminar
  3. A veces no podemos ''volar'' porque depende de un tercer factor (como el ser menor de edad, no tener dinero...) pero todo es pasajero, y seguro que en algún momento la vida te dará la oportunidad, solo tienes que aceptarla...
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro! Obviamente que lo de viajar fue solo un aspecto, uno puede volar de diversas maneras, incluso proponiendose diferentes o pequeños objetivos para comenzar (como, si fuese en el caso de querer viajar, comenzar a ahorrar al menos por moneditas ^^)
      Un beso grande Nerea ♡

      Samy

      Eliminar
  4. La felicidad siempre está ahí. Sólo hay que saber verla y, una vez que la encuentras, ya puedes acudir a ella siempre que la necesites. Un besote!!

    ResponderEliminar
  5. Y que nunca se te olvide sonreír!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. hola <3 no conocía tu blog y me emocioné mucho con esta entrada :') a mi tb me cuesta sonreír y fue muy lindo ver escrito tal cual mis sentimientos.Espero que esté super <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisca, ¡qué bueno que te haya gustado mi blog y BIENVENIDA! :D ♡
      Te mando un beso grande ^^ gracias por quedarte por acá y SIEMPRE a buscar alguna buena excusa para sonreir!

      Samy

      Eliminar
  7. Muy bonita entrada. Afortunadamente has dejado esos miedos atrás así que nunca dejes de sonreir!!
    Acabo de descubrir tu blog y me quedo por aquí
    Te invito a visitar el mio
    Un besazo preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por quedarte por acá! :D
      Y por supuesto que voy a pasar a visitar el tuyo ^^
      Un beso muy grande, y gracias por tu lindo comentario ♡

      Samy

      Eliminar
  8. Cuando era más chica estaba todo el día encerrada, no me gustaba nada salir. Ahora estoy empezando a retomar las pequeñas salidas que hacía el año pasado, me cuesta, pero mi novio me ayuda a salir de mi cueva y me saca a pasear ♥ Y a darme ánimos para completar proyectos que tengo en mente desde hace mucho tiempo ♥ Es muy lindo cuando alguien te ayuda y apoya, espero que estes bien ♥ te sigo ♥

    https://acidxcandy.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. Hola!
    Me alegro que te hayas animado a salir y conocer el mundo, y que así comenzaras a conocerte y lo que querías vos misma. Espero que sigas teniendo todas esas experiencias y que no te arrepientas de nada.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Tu comentario es muy importante para mí y para que el blog crezca cada día un poquito más. Me interesa tu opinión así que ¡muchas gracias por comentar! ♡ y espero que vuelvas por estos lados muy pronto.

Latest Instagrams

© 49 días en Paris. Design by Fearne.